Inicio > Glosario > Términos

Términos



A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z

Rambla

El significado del término Rambla en la toponimia de Canarias coincide generalmente con el que le asigna el diccionario académico de “lecho natural de las aguas pluviales cuando caen copiosa­mente”, y representante de todos ellos puede ser San Juan de la Rambla, pueblo y municipio de Tenerife. Pero en la toponimia de Lanzarote tienen el significado específico de ‘camino’.

Rancho

En las hablas de Canarias el término rancho es muy polisémico; desde referir la reunión de un grupo de personas (y especialmente cuando se trata de un tendere­te musical y folclóri­co, como es el caso de los "Ranchos de ánimas" o los "Ranchos de Pascua"), hasta una comida típica de la gastronomía canaria. Pero como término geográfico, en la toponimia de El Hierro los Ranchos son cuevas natura­les, preferentemente en la costa, con capacidad para varias personas, y que suelen ser utilizadas ocasional­mente por pescadores de tierra y gentes de la mar. Se trata en este caso de un uso arcaizante coincidente con el significado primero que tuvo el término rancho como “lugar donde se acomodan una o varias personas, especialmente soldados, mari­nos y gentes que viven fuera de poblado”.

Raso

Del uso normativo que como adjetivo tiene raso en el español general, se sustantivó en el español de Cana­rias, aplica­do a la orografía, para designar un tipo de terreno raso y pelado, ausente de vegetación.

Rebolaje

Robalaje

Los estados de la mar son tan cambiantes que no todos ellos tienen su nombre específico. Algunos de los más generales son los de bonanza cuando la mar está quieta, bajamar cuando la porción de costa que queda al descubierto es grande en marea baja, reboso cuando hay mar de fondo con oleaje en la costa y subida de la marea más de lo normal, y rebolaje o rebelaje cuando hay marejada y el mar está agitado.

Reboso

Mar de fondo con oleaje en la costa y subida de la marea más de lo normal.

Rehoya

Una Rehoya en la toponi­mia de Canarias es una amplia depresión con un terreno muy irre­gu­lar.

Remaniente

Manantial, naciente de agua de poco caudal.

Repecho

La parte más pendiente de una cuesta y la más dificul­tosa de subir.

Resbaladero

Resbala, Resbalaje

Los lugares llamados así tienen todos una misma caracterís­ti­ca: terrenos de piedra lisa y lavada, difíciles de transitar por los resbalones que producen. Un barrio del pueblo tinerfeño de La Victoria se llama precisamente La Resbala.

Restinga

La Restinga más conocida de Canarias es la de El Hierro, que si en un principio no fue sino un lugar que tomó ese nombre de las características de su costa baja y rocosa, hoy es un pujante pueblo de pesca­dores y centro turístico, que ha olvidado ya el sentido de su nombre e, incluso, ha perdido la característica de su orografía por la acción del hombre. Pero hay otras Restingas en la toponimia de Canarias y todas ellas tienen las mismas características: lugares de costa con una plataforma de rocas que queda al descubierto en la bajamar.

Retama

El término retama se aplica en Canarias a varias clases de arbustos, algunos de los cuales son endemismo insulares, como el Teline microphylla. Es flora propia de medianías altas y de cumbre donde forma extensos y en ocasiones densos matorrales, a los cuales la toponimia nombra con el colectivo Retamal o Retamar. Y justamente como representantes de ellos hay dos localidades así llamadas: El Retamal en la parte alta de Valle Gran Rey, en La Gomera, y El Retamar en Santiago del Teide, en Tenerife.

Reventadero

Reventón

Estas dos palabras en la toponimia puede tener dos sentidos: el de 'desprendimiento de tierras y rocas' y el de 'cuesta muy pendien­te y dificultosa de subir'. En cada caso la realidad del terreno dirá a cuál de ellas debe el nombre. Una pequeña población hay en la parte alta del municipio de Moya, El Reventón, en Gran Cana­ria.

Revolcadero

Lugar en el campo, llano y despro­visto de hierba, donde se revolcaban las bestias.

Riadero

Ribancera

Ribanzo

Varios sentidos tienen estas palabras en la toponimia canaria; el más general es el de ‘ribazo, pendiente que separa dos huertas escalonadas’, pero también 'desprendimien­to, tierra que cae de una ladera cuando llueve mucho', y también 'declive de un terre­no, especial­mente cuando es arenoso y permite el deslizamiento de personas y cosas'.

Rincón

En la toponimia la palabra rincón adquiere significados varios: bien el de lugar extremo de un amplio espacio, bien un lugar retirado y recóndito, bien un pequeño espacio, bien una vaguada a modo de semicaldera. Una variante léxica interesante para estos tipos de accidentes es el término Rinconada en la toponimia de Lanzarote. Varios pueblos de Gran Canaria (en Tejeda, Teror y Valsequi­llo) y de Tenerife (en La Orotaba) tienen el nombre de El Rincón como propio. Y uno hay en Gran Canaria, El Rincón de Tenteniguada que ejemplifica el tipo de rincones de la última acepción.

Río

Cualquiera que conozca mínimamente la geografía de Canarias sabe bien que en ella no hay ríos, y sin embargo la toponimia de las Islas proporciona un buen número de topónimos particulares con el nombre de Río, incluso en Fuerteventura, la isla más seca y desér­tica de todas, hay un Río Palmas (Betan­curia), un Río de Jinijinama (Pájara) y un Río Cabras (Puerto del Rosario), por lo menos. Y en El Hierro, donde son contadí­simas las fuentes que apenas si dan para beber, se registra varias veces el topónimo El Río, alguno en lugares en los que no hay sino jables y malpaí­ses. Incluso en las tierras del sur de Tenerife hay hasta un pueblo con el nombre de El Río (Arico). Hoy en Canarias lo más parecido a un río es ver "correr los barran­cos" cuando hay lluvias abundantes. Pero la toponimia no engaña, y si registra muchos Ríos es porque en otros tiempos los hubo y se convierte así en testi­monio vivo y fidedigno del pasado. Pero hay que decir también que el término Río en la toponimia de Canarias no solo hace referencia a “la corriente permanente de agua más o menos caudalosa” que define el Diccionario académico. Otras clases de Ríos hay, como el canal o brazo de mar que separa a Lanzarote de La Graciosa, o a esta de Montaña Clara, y a esta de Alegranza. Muy representativo es un topónimo nuevo, el de Mirador del Río que desde las alturas de Haría ofrece una vista panorámica de estos brazos de mar y de todos los Islotes. Y otros accidentes hay que sin ser de agua también se llaman Ríos, como las corrientes de lava que corren por las laderas simulando el cauce serpen­teante de un río verda­dero. Incluso en El Hierro hay un punto en la costa de La Restinga llamado Playa del Río porque según los del lugar allí hay un conjunto de charcos que en marea baja son utili­zados para en­riar los "chochos" y los "bimbres".

Riscadero

Risco

El término risco es también muy polisémico en la toponimia de Canarias: a la más genérica significación de 'vertiente alta y escarpada', le siguen el de designar a una elevación en su conjunto, otras veces a una sola fuga y otras a cualquier afloramiento rocoso (“tierra de risco” se dice); unas veces son vertientes abruptas del inte­rior y otras son acantilados que caen al mar; unas veces esos riscos son de “piedra viva” e imprac­ticables y otras veces se llama Los Riscos a los barrios altos que rodean la ciu­dad de Las Palmas de Gran Canaria, por ejemplo. Más de 500 topónimos con el término Risco o alguno de sus derivados pueden contabilizarse en el corpus toponímico reunido. Interesantes son los términos Riscadero, Derriscadero o Desriscadero que designan los andenes o lugares de paso peligrosos al filo de un risco.

Rocha

Aparte los topónimos en los que el término Rocha es un antropónimo, los demás se refieren a terrenos que han sido “rochados”, o lo que es lo mismo, rozados, los terrenos limpiados de matas y maleza para hacerlos cultivables.

Rodadera

Rodadero

Ladera de fuerte pendiente formada por materiales sueltos resultado de desprendimientos y corrimientos de tierras.

Rodeo

Es lo más probable que los topónimos canarios que llevan este nombre hayan sido en su origen terrenos propios de los Cabildos destinados al pasto del ganado y posteriormente convertidos en tierras de labranza. El más famoso de todos ellos es, sin duda, Los Rodeos de Tenerife (La Laguna), pero no por la función primera que debió tener sino porque en sus terrenos se construyó el primer aero­puerto que tuvo la isla.

Rofe

Rofe es el término específico que se usa en Lanzarote para la arena volcánica de granos gruesos y rugosos, usada como capa superior de un terreno cultivado.

Rofero

Rofero se llama a los lugares de donde se extrae el rofe, bien sea de los conos volcánicos que lo contienen o de los campos extensos cubiertos por él.

Rompimiento

Solo en las toponimias de las islas más orientales de Lanzarote y Fuerteventura aparece este término con el sentido de 'tierras rotu­radas por primera vez para prepararlas para el cultivo'.